El alma de los árboles

“¿Tiene alma los árboles?”, me pregunta una de mis hijas mientras caminamos en silencio reverencial por el bosque de sequoias. Normalmente habría respondido que no, si hubiese estado en cualquier otro sitio. Pero aquí, en esta especie de sobrecogedora catedral natural, tengo que pensármelo un poco. Estos árboles parece que te miran desde allá arriba, y que se rien de tu infinita pequeñez. Estos árboles pertenecen a una especie que ha sabido sobrevivir durante millones de años, desde los tiempos en los que los dinosaurios poblaban la Tierra. Que se ha adaptado a las diferentes circunstancias con mil y un trucos (como su capacidad para reproducirse por brotes y su tendencia a formar “familias” de protección mutua). Estos árboles se salvaron por su belleza de la avaricia empresarial del capitalismo en su faceta más salvaje, y lo hicieron gracias a un tecnicismo jurídico que permitió al presidente T.Roosevelt aplicarles una ley de Protección de Antigüedades y considerarlos como un Monumento más del patrimonio norteamericano. Estos árboles, en fin, atrajeron en 1948 a los diplomáticos de todo el mundo y les convencieron de renovar su fe en la sociedad de naciones y en la utopía de la paz mundial. Estos árboles, en fin, son más que árboles. Y en ese sentido, sí, quizá tienen alma.

Vía | joludi.tumblr.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s