De Katrina a Dean, como se elige nombre a huracanes

Katrina, Irene, Dean y ahora Sandy: cada año hay 21 nombres propios reservados a las tormentas tropicales que azotan las costas de Estados Unidos y el Caribe. Los nombres se van repitiendo cíclicamente cada seis años y algunas letras (Q, U, X, Y, Z) son sistemáticamente evitadas.

Los nombres se aplican para las tormentas tropicales con vientos que tengan ráfagas de por lo menos 63 km por hora, que en el caso de pasar a más de 119 km por hora se convierten en huracanes.

En el caso de los huracanes más destructivos -recordados por haber provocado un elevado número de víctimas y daños cuantiosos- existe la costumbre de no repetir jamás su nombre.

En el 2011, por ejemplo, el primer huracán del año fue llamado Alberto, como ocurrió con otro en el 2005. Sin embargo, Katrina -nombre dado al huracán que destruyó a New Orleans, provocando la muerte de 2 mil personas- ha desaparecido, sustituido por Katia.

El año pasado fue retirado sólo un nombre, el de Irina, que golpeó muy duramente a Nueva York.

¿Qué es lo que ocurre en el caso que el número de los huracanes sea mayor al de las letras del alfabeto? Se trata de una posibilidad poco habitual, pero cuando ocurre -como por ejemplo en el 2005, año en el que hubo 28 huracanes- comienza a utilizarse el alfabeto griego, con nombres como Alfa, Beta, Gama, etc.

En el pasado, y por mucho tiempo, los huracanes fueron llamados con el nombre del santo católico celebrado el día de la tormenta.

A partir del 1950 se pasó en cambio a un alfabeto militar, sustituido tres años después por el de una serie de nombres de mujer utilizados de manera rotativa, un sistema que jamás llegó a ser oficial pero que fue muy famoso en los años de la segunda guerra mundial.

Unos veinte años más tarde esta costumbre chocó contra el movimiento feminista. De esta manera, en 1979 las mujeres que luchaban a favor de la igualdad entre los sexos pidieron -y obtuvieron- que el World Metereological Organization (WMO) añadiese a la lista que utilizaba también nombres masculinos, alternándolos con los femeninos.

Valeria Robecco | ANSA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s