Claves para una reflexión brillante: Todo está limitado

El conocimiento auténtico y fuera de serie solo tiene un camino: la observación. Uno observa un objeto o situación. Lo describe. Saca conclusiones de esa descripción. Luego vuelve a observar… y así. No se dejen engañar. Las observaciones prefabricadas, como las teorías o las disciplinas, deben ser instrumentos, jamás verdades.

La ingeniería no es una realidad. Es una ilusión prefabricada. La economía no es real, es un sistema de conocimientos acumulados, nada más. La medicina cura gente, pero no es la única manera de hacerlo. Todas las disciplinas y teorías son útiles como es útil un martillo a la hora de clavar un clavo. Pero si una piedra lo hace mejor, siéntase cómodo: guarde el martillo en un cajón.

Si uno piensa así, se aprecia la contribución del pensador que vino antes, pero sin endiosarlo. Porque todo conocimiento está limitado a su contexto, enfoque y autocapcidad. Simplemente, no es posible producir un conocimiento sin límites, no a escala humana.

Cuando usted vuelva a observar un órgano, la resistencia de un material, el movimiento de las abejas, un comportamiento electoral o el multiplicador bancario, siempre tiene una ventaja sobre todo lo que se ha observado antes: nunca había sido observado por un cerebro como el de Usted.

Observe, medite, vuelva a observar, hágase preguntas pertinentes, cuide los detalles, no deje espacio a la pereza o a la vanidad, encuéntrese realmente con el mundo que le tocó vivir. Y cuando encuentre la respuesta, no se vanaglorie. Todo es limitado y vendrán otros cerebros. Así que, hágalo bien, con rigor, con pasión, con humildad.

El Talmud, coincidiendo con la tradición budista, considera que el hombre fue hecho para preguntar más que para responder. El camino de nuestra evolución estaría centrado más en nuestra capacidad en hacer las preguntas adecuadas que en responderlas.

La tradición helénica de la ciencia nos pone las cosas al revés: la ciencia se presenta como un conjunto de respuestas. Por ello las bibliotecas y las enciclopedias no preguntan, responden. Eso, claro, da tranquilidad a la inquietud humana. Pero es precisamente esa inquietud la que mueve y transforma el mundo.

Por eso nuevas respuestas traen muchas nuevas preguntas.

Por eso los cambios traerán más cambios.

Vía | creartesis2.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s