¿Es realmente posible producir energía a partir de la orina?

rafaelp77 Es realmente posible producir energía a partir de la orina

¿Podría la energía obtenida del pipí ser realmente la energía del futuro? ¿Y puede ser una solución no sólo para los países desarrollados, sino también para los miles de millones de personas alrededor del mundo que no tienen acceso a la electricidad?

En la actualidad los mayores obstáculos radican en costos, escala y salida.

A nivel comercial, estos sistemas podrían aplicarse a las plantas de tratamiento de aguas residuales, ahorrando enormes costos mediante la recuperación eficaz de energía, durante el proceso de tratamiento de orina y retroalimentando el sistema.

En una escala menor, para uso en el hogar o la oficina, aún no producen la suficiente electricidad a partir de la orina como para justificar el espacio y los gastos. Para lugares sin grandes sistemas industriales, pero con necesidad tanto de energía como de agua potable, es otra historia.

“Hay una gran cantidad de investigación básica en proceso, mucho aún por desarrollar. Creo que puede lograrse, pero el costo debe ser realmente bajo”, dice Korneel Rabney, presidente de la Sociedad Internacional de Electroquímica y Tecnología Microbiana (ISMET, por sus siglas en inglés).

Rabney estima que si una caja de un metro cúbico que contiene un sistema agrupado de celdas de combustible biológicas se instalara en un pueblo de 2.500 personas, y toda su orina se canalizara constantemente a través de ella, podría generar una corriente constante de alrededor de 500 vatios.

Esto equivaldría a 12 kilovatios-hora de energía por día aproximadamente, o lo suficiente para encender un foco estándar de 50 vatios por más o menos 240 horas.

En la actualidad, este tipo de sistema podría costar entre US$5.000 y US$10.000. Si bien este es un valor importante, duraría por un tiempo increíblemente largo, dice Rabney, “porque estos organismos en el interior se autorrenuevan. Siempre y cuando se alimenten de aguas residuales, las bacterias son felices”.

Sin duda, hoy en día los paneles solares pueden ofrecer más energía por unidad a ese costo, pero su vida productiva es corta y no serían capaces de limpiar las aguas residuales.

Los investigadores del laboratorio de robótica de Bristol están dispuestos a bajar el costo por unidad. Construyeron su prototipo para el teléfono móvil con unos pocos cientos de libras y en dos años esperan tener un prototipo más económico que se pueda fabricar con materiales disponibles localmente en cualquier parte del mundo.

“Tenemos que ser realistas”, dice Ieropoulos, “no podemos estar promoviendo una tecnología que no se pueda implementar en un país pobre”.

“No se puede esperar que un ingeniero químico esté presente en todas las aldeas. Tiene que ser simple, sólido, de larga vida, y con capacidad de autorreporte”, coincidió Rabney.

Pero aunque el simple hecho de hacer pipí puede ayudarnos a hacer llamadas telfónicas por primera vez en la historia, no espere que su próximo inodoro venga con cargadores incorporados. Al menos no todavía.

Vía: Jonathan Kalan | BBC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s